LA BURBUJA INMOBILIARIA

Burbuja Inmobiliaria es el término con el que se conoce al fenómeno en el que Propietarios-Vendedores, Mediadores No Calificados y Compradores  Desinformados han creado, cada uno en sus respectivos lugares al Vender, Promover y/o Comprar Inmuebles por encima de su precio de mercado, lo que conlleva a confundir a los participantes en operaciones, así como a producir ganancias y pérdidas desequilibradas e injustas. 

Como todas las burbujas, la inmobiliaria también se puede reventar y sus daños pueden permear a algunos o a todos los agentes que participen en ella. Obviamente el daño para el Propietario-Vendedor es que su propiedad no se venda. El daño para el Agente Inmobiliario No Capacitado es que el Inmueble que promueva se ofrezca por mucho tiempo sin que cambie de dueño en el corto plazo y, para el Comprador, que cuando solicite un crédito ofreciendo su propiedad como garantía o quiera venderla, no obtenga la cantidad esperada.

Vista pues, desde todos sus ángulos, la Burbuja Inmobiliaria constituye una seria amenaza para nuestro mercado, si la dejamos crecer o nos dejamos llevar por la tentación de querer ganarle un poco más al precio, sin un fundamento que respalde esa diferencia en el valor.

De aquí la necesidad de contratar los servicios profesionales de un Asesor Inmobiliario Certificado que nos diga la verdad (aunque duela) acerca del estatus valorem de nuestra propiedad y de sus posibilidades de realización.

 

Fuente: Iris Almaguer y Luis Jiménez, Asesores Inmobiliarios Profesionales. 20/Sep/2918.